Miñana se adentra en el inicio del periodismo, que sitúa en la Barcino romana