Miranda Kerr entre el yoga y la delgadez extrema