La Mostra valenciana encara una reválida de tiempo y género con 220 películas