Peret, mucho más que el rey de la rumba