El Museo Arqueológico propone en Málaga un regreso a la Grecia antigua con sus vasos