El Museo Picasso muestra por primera vez la obra de Kees Van Dongen