El Museo del Prado registró un ligero descenso de sus visitas en 2010