Ambiciosa exposición de Edward Hopper en el Thyssen