Nacho Duato se despide a distancia de la Compañía Nacional de Danza, que cierra un ciclo de veinte años