El álbum privado de Norma Jeane Mortenson desmitifica la aureola de fragilidad