Hasta el domingo, Olivenza vuelve a convertirse en la capital del toro