La ortografía, ¿una asignatura pendiente?