Un Óscar vale el prestigio eterno