Pablo Guerrero, el poeta y pintor que se quedó en músico