Pablo Milanés puso ritmo y sentimientos a una fría noche de otoño santiaguina