París y Montpellier se rinden al arte de Odilon Redon, precursor surrealista