Parker dice que Felipe II fue un personaje de novela al que quieres y odias a la vez