Patrick Faigenbaum, el fotógrafo que convierte sus obras en piezas pictóricas