Pattinson y Stewart, sexo acuático