Sean Penn tacha los Oscar de "consumado arte de la manipulación"