El Dios de la percusión, en Euskadi