"Perdona, pero quiero casarme contigo", la "reflexión positiva" de Moccia