El actor Peter Mullan asegura que tuvo suerte, pero muchos compañeros de pandilla han muerto