Pinilla vuelve al género negro que cultivó en su primera novela hace 65 años