El Pompidou quiere batir con Kandinsky el récord de visitas de Dalí