Carme Portaceli lleva al Teatro Romea de Barcelona un Shakespeare que aborda el maltrato a la mujer