Quince bibliotecas estatales prestan ya libros electrónicos