Si se aplicaran las directrices de las guías de lenguaje no sexista, "no se podría hablar"