Raquel y Mario se encontraban en un momento profesional meteórico