El teatro Real de Madrid explota de júbilo con una Filarmónica de Berlín en estado de gracia