Los Reyes evitan la polémica en la inauguración de ARCO