Ritmo, arte y ecología, Lollapalooza regala su estilo de vida a los chilenos