Robert Pattinson, más que un vampiro sexy