Roberto Verino, elegancia en negro