La SGAE responde con silencio