Talavante abre la primera puerta grande