La viuda de Saramago apela al intelectual comprometido, no encerrado en "torres de marfil"