Saramago dice que le ofende la displicencia con que el Papa trata al Gobierno