La lucha de Seixo, el pequeño pueblo gallego que quiere mantener su cine clásico