La Semana Santa, la crisis y la piratería sobrevuelan el Día del Libro