Shakira, entre la angustia y la euforia en la Eurocopa