El templo de Shaolin es reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad