Solo tres personas tenían acceso al Códice Calixtino robado de la Catedral de Santiago