Steven Spielberg, la mano negra del despido de Megan Fox