Tavares, el escritor favorito de Saramago, no cree en la prisa por destacar