El Teatro Real, ¿un estercolero?