Teresa Solana cree que "poner un muerto sobre la mesa te permite contar muchas cosas"