Connor Cruise viaja a Reykjavik para apoyar a su padre