Del Toro cree que "el entronamiento de la razón por encima de la emoción es aterrador"