Una placa repleta de faltas, la vergüenza de Torremolinos